La anemia es una enfermedad de la sangre causada por el carecimiento de nutrientes necesarios para el cuerpo.

Los componentes de la sangre sufren una alteración a causa de esta falta, comúnmente se trata de la disminución de glóbulos rojos y la perdida de hierro.

Existen diferentes tipos de anemia, cada uno de ellos afecta al cuerpo de una forma diferente. Los síntomas pueden ser dificultad para respirar, dolor de cabeza, mareos, fatigas, entre otros.

Tipos de anemia


Anemia ferropénica

Este tipo de anemia es el más común de todos. Un gran porcentaje de las personas que padecen anemia son afectados por la anemia ferropénica.
Esta es causada por la falta de hierro en la sangre. Los glóbulos rojos tienen un almacenamiento de hierro que, cuando baja, afecta negativamente a todo el organismo del cuerpo.

Anemia hemolítica

La anemia hemolítica afecta directamente a los glóbulos rojos. Estos son los encargados de transportar oxígeno en la sangre. Normalmente, tienen una duración de 120 días en el cuerpo. A causa de un desorden en el organismo, cuando se padece este tipo de anemia, los glóbulos se destruyen antes de cumplir este lapso de tiempo.

Talasnemia

La talasnemia es una anemia hereditaria. Los padres tienen anemia y se las transmiten a sus hijos.
Esta enfermedad afecta a la hemoglobina, que es un componente de la sangre. Esta no funciona de forma normal y esto tiene consecuencias negativas para el organismo.

Anemia perniciosa

Esta anemia se da cuando el estómago se debilita a causa de que los intestinos funcionan de manera anormal y no pueden absorber la vitamina B12 y otras proteínas.

La vitamina B12 es esencial para el cuerpo. Es por eso que los médicos recomiendan agregar a la dieta habitual alimentos ricos en esta clase de vitaminas, como lo son los lácteos, el huevo y la carne de res.

Anemia meganoblástica

La anemia megaboblástica es producida por una deformación en la medula ósea. A causa de esto, la medula no funciona como debería hacerlo y provoca glóbulos rojos de tamaño más grande que lo normal, al no estar desarrollados correctamente tampoco funcionan de manera correcta.

Anemia por deficiencia de folato

Este tipo de anemia, tal como lo indica su nombre, se da a causa de una carencia de folato en el organismo. Este también se conoce con el nombre de ácido fólico y es un tipo de vitamina B que los glóbulos rojos necesitan para formarse y desarrollarse de forma correcta.

Anemia por enfermedades crónicas

Como toda anemia, esta es provocada por la disminución en la cantidad de glóbulos rojos en la sangre y en este caso esto es causado por una enfermedad crónica como puede ser una infección prolongada, cáncer, o enfermedad auto inmunitaria.

Anemia por pérdida de glóbulos rojos

También se conoce con el nombre de anemia hemolítica. Se trata de un trastorno que afecta a la medula ósea, esta no es capaz de producir los glóbulos rojos que el organismo necesita para compensar los que se van perdiendo, siendo que además estos se destruyen más rápido que lo normal.

Dentro de esta categoría se pueden identificar dos tipos de anemias hemolíticas diferentes:

  • Anemia hemolítica intrínseca: Los glóbulos rojos se destruyen porque son defectuosos. Por lo general este tipo de anemia es hereditaria.
  • Anemia hemolítica extrínseca: Los glóbulos rojos son sanos, pero se destruyen cuando se atrapan en el bazo, a causa de una infección, o por la acción secundaria de fármacos.

Anemia aplásica

También se denomina anemia por incapacidad de la médula ósea. Es causada por una infección que lesiona la medula ósea y no le permite producir plaquetas y células sanguíneas en la cantidad necesaria para el correcto funcionamiento del organismo.

Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Rocio Isabelle - (detipos.com).
Fecha de publicación: Enero 26, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: